Política

Legisladores hacen historia: dan palo a industria de la chatarra con etiquetado claro para todos

  La Gaceta.me
01 Octubre 2019
13:00:00

La Cámara de Diputados aprobó por decisión unánime que los consumidores mexicanos sepan con detalle y con claridad los contenidos de grasa, azúcar, sodio, colorantes y otros elementos que pueden dañar su salud.

Los diputados federales en México hicieron historia este martes, luego de que con 455 votos a favor y sólo tres abstenciones, ya que nadie estuvo en contra, la Cámara Baja aprobó en lo general y en lo particular la reforma de la Ley General de Salud para que etiquetas de alimentos y bebidas industrializadas incluyan información clara de los contenidos dañinos a la salud.

“Con 445 votos a favor, 0 en contra y 3 abstenciones, el Pleno aprobó en lo general y particular reformas a la Ley General de Salud en materia de sobrepeso, obesidad y etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas”, informó la Cámara de Diputados.

“El etiquetado frontal de advertencia deberá hacerse en forma separada e independiente a la declaración de ingredientes e información nutrimental, para indicar los productos que excedan los límites máximos de contenido energético, azúcares añadidos, grasas saturadas, sodio y los demás nutrimentos críticos e ingredientes que establezcan las disposiciones normativas competentes”, establece la reforma aprobada hoy.

Previo a la votación en lo particular y lo general, el dictamen fue aprobado en lo general con 458 votos a favor, 0 en contra y 2 abstenciones. Después de ser votada en lo general y lo particular la reforma fue enviada al Senado de la República para su análisis.

Durante la discusión de la reforma hubo legisladores que expresaron críticas. Gerardo Fernández Noroña, del Partido del Trabajo (PT), señaló que no compartía “la alegría que se ha manifestado en tribuna respecto a esta determinación”, y agregó que el cambio en el etiquetado no será bien recibido, porque la sociedad no lee “ni las etiquetas de lo que se comen”.

“Los etiquetados tendrían que ir más lejos, porque hay cosas que se presentan como alimentos y no lo son y tienen un consumo bárbaro”, agregó el legislador.

Por su parte, Martha Tagle, Diputada de Movimiento Ciudadano (MC), señaló que las modificaciones son “insuficiente”, aunque reconoció que son “un paso que hay que dar”. La legisladora también destacó que debe revisarse el marco que permite a las compañías promocionar ampliamente los alimentos con azúcares añadidos y grasas saturadas.

GOLPE A INDUSTRIA CHATARRA

Durante años, y especialmente en los dos últimos sexenios –el del panista Felipe Calderón Hinojosa y el del priista Enrique Peña Nieto–, organizaciones de la sociedad civil, acompañadas por organismos e instituciones internacionales incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS)– lucharon porque en México, un país con los mayores índices de obesidad y diabetes en el mundo, se tuviera un etiquetado claro.

La poderosa industria de la comida chatarra, los legisladores y los gobiernos federales protegieron a los grandes corporativos –casi todos ellos trasnacionales–, por lo que luchadores sociales denunciaron durante años contubernio y corrupción entre funcionarios y empresas, lo que les permitió un negocio de ganancias multimillonarias, sin necesidad de advertir a los consumidores qué es lo que se llevaban a la boca.

Este martes, sin embargo, la Cámara de Diputados, donde la mayoría de los legisladores son de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) dio la espalda a las presiones y aprobó por decisión unánime que los consumidores mexicanos sepan con detalle y con claridad los contenidos de grasa, azúcar, sodio, colorantes y otros elementos que pueden dañar su salud.

Tan solo ayer, autoridades de las Naciones Unidas opinaron que la aprobación del etiquetado frontal de advertencia es urgente para enfrentar la epidemia del sobrepeso y la obesidad en México y no debe ser una medida “tímida”

“Estamos ante una epidemia, es un problema grave y no se vale no hacerle frente”, aseguró en conferencia de prensa Lina Pohl, representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La especialista aseguró que era necesario adoptar un etiquetado frontal de advertencia que sea claro y de fácil comprensión, pues “se tiene evidencia científica de que el etiquetado es una de las medidas más efectivas para reducir los índices de sobrepeso y obesidad”. /Sin Embargo.

Comentarios