ESTIMADA MERARY

Benjamín Bojórquez Olea

21 Marzo 2019

SOBRE El CAMINO

Hay amigos y amigas a tu alrededor que también quieren disfrutar de sus cualidades. Qué triste es tener “juguete nuevo” y no poder divertirte a lo grande; no sabes para qué sirve ni cómo se usa; no sabes ponerle las pilas ni puedes echarlo andar; no has leído adecuadamente las instrucciones y te preocupas más por cómo vestir cuando en realidad no sabes administrar tu estrategia “Culichi”. Quien te lo regaló no te dijo que este “juguete” es sumamente delicado y que si no lo tratas con tacto, con delicadeza, se te puede romper entre los dedos; mira nada más, te lo dieron hace algunos meses y ya lo tienes hecho pedazos. Lo peor de todo es que no lo quieres compartir; crees que es completamente tuyo, cuando hay amigos y amigas a tu alrededor que también quieren disfrutar de sus cualidades, de sus atributos. ¡Ah, que Merary! Creíste que te iban a regalar una dulce y tierna muñeca, una pequeña Barbie que te llenaría de sueños, de ilusiones, de momentos gratos e inolvidables. Pero no fue así. Fue todo lo contrario. Te regalaron una yegua salvaje, enfurecida, brava, que desconoce hasta a su propia creadora; no es nada fea, es hermosa, es esbelta y atractiva, pero pocos pueden domarla. Para lograrlo, por supuesto, hay que tener inteligencia y sabiduría, acompañada de carácter, fuerza, coraje, entusiasmo y, sobre todo, humildad; este “juguete” tiene mucha potencia, una endemoniada patada. No todos lo controlan. ¿Acaso tú podrás? Quienes te lo regalaron, tus benefactores, no te dijeron que el “juguete” es sumamente peligroso por donde quieras verlo; hubiese estado bien que te alertaran: “Todos van a querer arrebatarte tu pequeña yegua”. Por si no lo sabes, aunque es “nuevo” para ti, ese mismo “juguete” ya lo han acariciado otros, ya ha pasado por otras manos, así que no te creas eso de que eres la única dueña. Además, por si no te has dado cuenta, tiene fecha de caducidad (lee la letra pequeña); te va a durar tan solo tres años, así que, si no lo aprovechas  te quedarás sin nada, sin “juguete” y sin amigos. Por ególatra, por sorda y frívola. Estimada Merary, permite expresar lo que pienso: los juguetes son para compartirlos, de nada sirve abrazarlos y atesorarlos para uno mismo cuando hay decenas de amigos y amigas con los que te puedes divertir a lo lindo. Te la pasas diciendo que los que te piden compartir lo que tienes son tus verdaderos “enemigos”, unos misóginos que quieren aguarte la fiesta; que lo único que buscan es quitarte el “juguete nuevo”, cuando no es así. A ver, qué pasaría si los invitas a jugar, si los convocas, y les preguntas dónde poner las pilas, dónde oprimir el botón de “arranque”, cómo comenzar el juego. Te aseguro que lo vas a disfrutar como nunca. Por si fuera poco, tus“amigos morenistas”, los que toman los juguetes con la mano izquierda, no te están ayudando en nada; ellos mismos se burlan de ti, no te orientan, no te dan indicaciones acertadas, no quieren que te mantengas. Por eso lo pagarán muy caro. Hace un par de días, a uno de tus “amigos” le dieron otra oportunidad para tener un “juguete” más grande que el tuyo, pero como todos saben que tú no quieres compartir el tuyo,  quizá piensen que lo mejor será no jugar tampoco con él. En ese “círculo de la amistad” lo que hace uno termina perjudicando al otro, al más cercano; así que si no quieres dañarlo pues tendrás que cambiar tu estrategia de juego ¡O ganan los dos o a los dos se los cargará la… Nebula, hija de Thanos!



GOTA Y CHISPA:


Estimada Merary, lo que la gente piensa es que los que se hicieron de “juguetito nuevo” son unos díscolos, unos pedantes, unos soberbios, unos mentirosos, unos egoístas que no mantienen discrecionalidad y eso en política es pecado capital. Creo que la gente “de a pie” tiene la razón. Lo peor de todo es que quienes estrenaron “juguete”nunca gozaron de uno bueno en su corta o larga vida; pregonaban una especie de pobreza lastimera que hacían llorar a todos. Hasta que los descubrieron. La gente ahora sabe que esos “nuevos niños ricos” tampoco saben compartir lo que tienen; eso genera vergüenza, rabia, descontento, mal humor, resentimientos, división. El “no compartir” los juguetes trae serias consecuencias para todos. La vida se hizo para eso, precisamente para tener, dar y repartir con esa mano izquierda a la cual eres emanada. El intercambio de juguetes siempre será más placentero para todos. Estimada Merary, te prometo que si entiendes mis propios tropiezos tendrán no solo uno, sino muchos juguetes nuevos que te harán sentir la mujer más bendecida del mundo. Quizá no sepas “arrancar” este “juguete nuevo” que te ha caído en las manos desde el cielo, pero habrá otros que con tan solo un “click” lo harán vibrar, harán galopar a esa yegua a toda velocidad. Si ya lo tienes hecho pedazos en tan solo unos meses, no te preocupes, aún se puede reconstruir; aún se puede armar con piezas nuevas; aún tienes la oportunidad de compartir con los demás, claro sin pregonar tu inclusión. Estimada Merary, déjate llevar ¿Qué esperas? ¿Qué todo se derrumbe? ¿Qué todo se vaya por la borda?¿Qué nunca más nadie quiera jugar contigo? No te dejes engañar. Los juguetes no son para siempre. ¿No crees? “Nos vemos Mañana”…                                                                                             


Comentarios



Últimas columnas del autor


Sobre El Camino…
MORENA DEBE PREOCUPARSE…
14 Junio 2019
Sobre El Camino…
FERREIRO TEN DIGNIDAD…
13 Junio 2019
Sobre El Camino…
NO QUE NO…
12 Junio 2019
Sobre El Camino…
VICTORIA VS GRACIELA…
11 Junio 2019
Sobre El Camino…
LOS MIEDOS DE AMLO…
07 Junio 2019
Sobre El Camino…
MORENA CAMINA AL REVÉS…
06 Junio 2019

Otros Columnistas


Nada Personal
Rosina Ávila Palma
Sin redundar
Carlos Avendaño
El Caldero Político
Anabella Pezet
SIN QUITARLE NI PONERLE
Oswaldo Villaseñor Pacheco