ESTÁ ESCRITO 054

Jaime González

25 Noviembre 2020

Columna de opinión

Dentro de unos días, el presidente López Obrador cumplirá dos años en el poder, oficialmente, porque ustedes recordarán que varios meses antes, empezó a ejercerlo, por ejemplo la consulta sobre la cancelación del aeropuerto, etc.

El Presidente López Obrador en su conferencia mañanera del 6 de noviembre de 2019 dijo “En diciembre del próximo año estará terminada la obra de transformación”. Ese lapso, agregó aquella vez, era tiempo suficiente. “Dos años, éste y uno más; o sea, que ya en diciembre del próximo año (2020) ya está listo.

¿Podremos entender que significa terminar la obra de transformación? ¿Quiere decir que, a partir de la próxima semana, el Presidente dejará de señalar al pasado como causa de lo que sucede en México? Seguramente no, pero más allá de eso, una administración que ya recorrió casi dos terceras partes de su periodo tendrá cada vez más dificultades para explicar por qué algunas de las grandes promesas de la campaña electoral no se han materializado.

Un ejemplo es la inseguridad. Hace escasos diez días, durante una mañanera dedicada al tema, el encargado de despacho del área, Ricardo Mejía Berdeja, admitió que los homicidios dolosos en el país no han decrecido y que, por el contrario, el mes de octubre mostró un incremento de 211 víctimas de homicidio a nivel nacional respecto de septiembre.

Es prudente recordar que en noviembre de 2019, al pedir que los mexicanos esperaran a que se cumplieran dos años de gobierno para dar por terminada la transformación del país, el Presidente también solicitó el mismo lapso para terminar con la inseguridad. “¿Cuál es nuestro compromiso? Primero, cambiar esta realidad de inseguridad y de violencia, garantizando la paz, garantizando la tranquilidad, ya no teniendo como estrategia fundamental el uso de la fuerza, sino atendiendo las causas que originaron la inseguridad y la violencia, que haya trabajo, que haya buenos salarios”.

¿Por otra parte, la economía ya mejoró? De acuerdo a los números oficiales respecto a lo qué ha pasado en estos dos años. En 2019, el PIB del país decreció 0.1%, la primera vez que la economía del país caía en una década. Y este año se espera que se contraiga 9%, lo que significa, en cálculos del FMI, una reducción de 220 mil millones de dólares, cosa que impactará el ingreso per cápita.

Puede alegarse, con mucha razón, que el país se ha visto afectado por la pandemia de covid, igual que prácticamente todas las naciones del mundo, las cuales han visto contracciones en su economía.

Sin embargo, al comentar este suceso —que ha dejado más de 100 mil muertos en cifras oficiales y quizá más de 200 mil en cifras reales—, el Presidente ha dicho que esta emergencia de salud ha caído a México “como anillo al dedo”, frase que repitió, hace apenas unos días, la secretaria de la Función Pública.

El segundo aniversario del gobierno —una meta que el propio Presidente se puso— debiera ser la oportunidad para evaluar fortalezas y debilidades y cambiar sobre la marcha lo que no está funcionando.

Sería importante que también los ciudadanos nos pronunciáramos respecto al cumplimiento de las promesas de campaña del Presidente López Obrador.

¿En verdad ha cumplido?

¿Hay más y mejor seguridad?

¿Hay menos corrupción?

¿Los mexicanos vivimos mejor ahora que en los sexenios anteriores?


Comentarios



Últimas columnas del autor


Está escrito
CARTA PARA EL SECRETARIO DE EDUCACIÓN PÚBL...
06 Noviembre 2020
Está escrito
ESTÁ ESCRITO 051
20 Octubre 2020
Está escrito
FINANCIAMIENTO A PARTIDOS POLÍTICOS
17 Septiembre 2020
Está escrito
ELECCIONES 2021
08 Septiembre 2020
Está escrito
REFRANES POPULARES
26 Agosto 2020
Está escrito
PANDEMIA
13 Agosto 2020

Otros Columnistas


SIN QUITARLE NI PONERLE
Oswaldo Villaseñor Pacheco
Columna de Mario Domínguez
Mario Domínguez
Sobre El Camino…
Benjamín Bojórquez Olea
Sinaloa News
Fabian Galicia