AMOR, AMISTAD Y PLACER

Benjamín Bojórquez Olea

15 Febrero 2019

SOBRE El CAMINO

Escapando un poco de la cotidianidad, de la locura, de lo ordinario y tras líneas siguientes nos atrevemos a cambiar de retórica debido a fechas melancólicas pero a la vez de reflexión y experiencia de cada ser “humano” que emprende el vuelo como “ave fénix” con causa y rumbo escalofriante de la diversidad álgida, con un ambiente emocional bajo conductas y destinos que bien deben equilibrarse para atacar de raíz la conciencia y el ocio discrecional de la propia vida. “Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio. Vos dirás que la eligen porque la aman, yo creo que es al revés. A Beatriz no se la elige, a Julieta no se la elige. Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos cuando salís de un concierto”. La música, como el amor, al traducirse en un lenguaje verbal queda limitado a la interpretación personal, se le enjaula en palabras que se vuelven cortas a la expresividad que manifiesta en su libertad sin cauce, ya sea en su naturaleza melódica, en la pulsión o hado incierto. ¿Cómo podría cuantificarse realmente el cariño? ¿Una composición musical se vuelve universal al transmitir la misma emocionalidad a quienes la escuchan? ¿Dónde está la empatía y sincronía entre los amantes cuando persiste el arrebato de los impulsos que ciegan ante la cólera y el dolor? Cuando esa persona única llega a nuestra vida, algo cambia por completo, jamás volvemos a ser iguales, es un golpe radical que sacude con violencia y cimbra hasta lo más profundo del ser, pero en el fondo existe la certeza. Un compositor prodigio, una joven fugitiva y el escenario gélido de una Europa dividida, convulsa entre el estalinismo y el frente liberal democrático, ahí se teje la pasión que sueña con libertad, pero al tentar el escape, el albedrío se convierte en duda y desasosiego. Este conjunto de ideas es lo que amalgama la historia de Guerra fría, filme del polaco Pawel Pawlikowski, que es, hasta ahora, su largometraje más personal, realizado en “blanco y negro” y que va por el Oscar a Mejor Película Extranjera. El reconocimiento para  Pawel Pawlikowski inició en Cannes, donde se estrenó la cinta y obtuvo una ovación de pie por más de 18 minutos, y es que el cineasta convirtió la anécdota del querer de sus padres en un tema universal, que trasciende “el tiempo y el idioma”. La película llega a la cartelera nacional, antes de que se decida su futuro en los premios de la Academia, donde también contiende por Mejor Cinefotografía y Mejor Dirección para Pawel Pawlikowski. En el tórrido romance a cuadro, sólo queda un último pacto, unirse en un eterno sueño y en la paz que ofrece el silencio del habla de los enamorados.



GOTA Y CHISPA:


Moraleja: no subestimes los sentimientos y esa generosidad del alma, porque de lo contrario magnificas un “evangelio eterno” de cada sueño ininterrumpido, donde los segundos imaginarios son básicos para la convivencia y con altura de miras. Porque el ingrediente extra que aglutina esta fórmula fílmica con sello amoroso, lo cual alcanza a sobresalir sin empalagar al espectador, haciendo mella sarcástica entre sus personajes, que mantienen un constante rose de “amor, amistad y placer”. “Nos vemos el Lunes”…        


Comentarios



Últimas columnas del autor


Sobre El Camino…
SERIE NETFLIX DE MORENA
22 Marzo 2019
Sobre El Camino…
ESTIMADA MERARY
21 Marzo 2019
Sobre El Camino…
EL DISCURSO DE QUIRINO
20 Marzo 2019
Sobre El Camino…
INTERÉS = A RETROCESO
19 Marzo 2019
Sobre El Camino…
AMLO Y SU SOLIO
15 Marzo 2019
Sobre El Camino…
LOS LOCOS ADAMS
14 Marzo 2019

Otros Columnistas


Sin redundar
Carlos Avendaño
El Caldero Político
Anabella Pezet
SIN QUITARLE NI PONERLE
Oswaldo Villaseñor Pacheco