Alianzas…Entre mujeres y el dinero

Oswaldo Villaseñor

25 Noviembre 2020

Transición

La intención es buena y los une a todos los partidos opositores a Morena. Se tienen que unir en una gran alianza opositora para garantizar poder quitarle la mayoría en el Congreso Federal al presidente Andrés Manuel López Obrador. Es la única manera de rescatar al país por la vía pacífica y democrática.


¿Pero qué está pasando que los partidos están teniendo dificultades para construir esa gran alianza en todos los estados?


Muy sencillo. Se están encontrando con un gran problema. La obligatoria postulación de 7 mujeres en los 15 estados donde estarán en juego las gubernaturas y de paso, otra vez, la postulación de mujeres en 150 distritos electorales federales.


Traducido esto al español, todo es cuestión de poder y dinero.


Lo trataremos de explicar. Ahí va.


1.-Más allá de que la resolución de la Corte tumbe los criterios aprobados por el INE que obliga a los partidos a postular cuando menos 7 Mujeres, estos ya quedaron atorados en esta exigencia femenil.


Ningún partido se quiere echar en contra a las mujeres. Representan el 51 por ciento del padrón electoral y aun así obligados o no, se preparan para postular 7 mujeres.


2.-Ahí empiezan los verdaderos problemas para lograr una gran alianza. Del acuerdo inicial que llevaría al PAN, PRD y PRI a construir una gran alianza era simple y proporcional. En los Estados, el candidato lo pondrá el partido en el poder. Es decir, en BCS lo pone el PAN, en Michoacán el PRD y el Sinaloa el PRI por poner un ejemplo.


3.-Hasta ahí todo iba bien. Perooooo, se encontraron mujeres a su paso. Yyyyyyy. Ahí empiezan las dificultades. El PAN en sus Estados puede ganar con hombres y el PRD también. Adolece de cuadros femeninos rentables electoralmente hablando como ya lo hemos adelantado en varias ocasiones. La circunstancia del PRI no es muy diferente.


4.-¿Entonces qué partido postulará mujeres y se colocará en una circunstancia de desventaja y corre el riesgo de perder gubernaturas que actualmente tiene? Ahí está en problema, nadie quiere perder posiciones de poder y poder al final de cuentas. Las mujeres los alejan y los separan. ¿Parece letra de una canción, a poco no? Puros casos de la vida real.


5.-Aun así, con estiras y aflojas, Los CEN de cada uno de los partidos PAN, PRD y PRI parecieran tener un acuerdo preliminar. Los Estados reservados para Mujeres son BCS, gobernado por el PAN, Nayarit por alianza PAN-PRD pero con panista a la cabeza, Colima, Zacatecas, Tlaxcala, Baja California y Querétaro.


Los Estados que tentativamente quedan reservados para hombres, de acuerdo a la información del CEN del PRI, son Sonora, Michoacán, San Luis Potosí, Nuevo León –donde ya fracasó la gran alianza- Guerrero, Sinaloa y Campeche.


Desde luego lo advertimos. Son los acuerdos preliminares alcanzados al día de ayer, pero donde los jaloneos continúan y puede haber cambios de última hora en uno o dos estados.


5.-Pero sí la postulación obligatoria de mujeres les desató una lucha de poder a los partidos en el caso de ponerse de acuerdo en las posiciones de las gubernaturas, en el caso de los distritos electorales donde irán o podrían ir en alianza, no es solo una lucha de poder, sino también es una lucha por el dinero.


No hay que olvidar que los partidos ocupan votos alcanzados de manera directa, primero para mantener su registro como partido nacional, pero también para tener más prerrogativas, esto es, más dinero.


El presupuesto de los partidos se asigna de la siguiente manera. De la bolsa global a repartir, el 30 por ciento se reparte en partes iguales, pero el 70 por ciento restante, se reparte en función de la votación obtenida por cada partido.


Si se toma en base las dos últimas elecciones federales se podría entender mejor por qué los votos son dinero en efectivo para los partidos. La elección del 2018 para Morena significó una ganancia tan solo para el presente año de casi 1500 millones de pesos gracias a los votos excedentes que tuvo en comparación a la votación del 2015.


Para el PRI quien fue el gran perdedor de dinero, fue el revés. Se cayeron sus votos y su subsidio público también cayó en más de mil millones de pesos.


Entonces los partidos ocupan votos, muchos votos, para tener más dinero.


Los cuadros femeninos rentables electoralmente hablando no abundan en los partidos y ocupan para cubrir el 50 por ciento de los distritos. ¿Quién pondrá las mujeres en los distritos donde irán en alianza porque no pueden ir en todos? Ahí está el problema otra vez presente que pone a parir cuates a los partidos para alcanzar la gran alianza. Nadie quiere perder poder y dinero.


6.-En pocas palabras, las alianzas más allá de los fines ideológicos o fines comunes, se encuentran con una realidad mundana que los separa de momento. No solo está en juego vencer a Morena, para el caso del PRI,PAN y PRD, sino también está en juego el poder y el dinero. Aunque se enojen las mujeres, no hay los suficientes cuadros rentables -desde el punto de vista electoral- a la mano, para postular la gran cantidad de mujeres que obligatoriamente se tienen que postular. Ahí está la realidad y la advertencia que habíamos hecho tiempo atrás. Las mujeres consiguieron por decreto el 50 por ciento, ahora ya de todas las posiciones políticas en disputa, pero no se prepararon para este momento y han llegado tarde a enfrentar una realidad legal, pero que en participación política aun no viven.


A estos obstáculos que impiden la concreción de la gran alianza, hay otros más donde también el gran conflicto lo están generando las mujeres y el dinero. Esos otros los abordamos en la que sigue.


Habrá que estar pendientes.


Comentarios



Últimas columnas del autor


Transición
Por qué fue Mario…Parto doloroso
23 Enero 2021
Transición
Candidato…Fuera capucha
20 Enero 2021
Transición
2021…Dictadura o democracia
08 Enero 2021
Transición
Sinaloa; la víspera del día D
12 Diciembre 2020

Otros Columnistas


SIN QUITARLE NI PONERLE
Oswaldo Villaseñor Pacheco
El Caldero Político
Anabella Pezet
Columna de Mario Domínguez
Mario Domínguez
Sin redundar
Carlos Avendaño
Permítame un Minuto
Humberto González Islas
Desde las cámaras legislativas
Jesús Héctor Muñoz