7 Enero 2019

Carlos Avendaño

07 Enero 2019

Sin Redundar

Como todas las cosas en este mundo, todo tiene su lado bueno y su lado cuestionable, y la Ley de Ingresos 2019 aprobada el año pasado (2018), no es la excepción. El presupuesto estimado para obtener ingresos, mismo que fue aprobado por el Congreso de la Unión (Diputados y Senadores) tiene sus bases reflexivas y equilibradas, pero como en todo existe siempre un: “pero”, también genera ciertas dudas sobre el cómo se recaudarán dichos impuestos. Una señal de sensatez, es que en esta ocasión se estiman ingresos más cercanos a la realidad que nos toca vivir, ya que en otros años pronosticaban menos, pero al final surgía más dinero; pero este año los ingresos parecen apegados más a la realidad cuando subestimaban un poco los ingresos, por ello decimos que tiene algo de sensatez. Otro lado bueno, es el escenario macroeconómico que dibuja las expectativas del PIB, la inflación y el precio del petróleo, que se vislumbra muy cercano a las expectativas de mercado y actores internacionales. Las dudas surgen del cómo y sobre qué análisis, se estima que obtendrán recursos bajo la recaudación de impuestos, poniendo como principal antecedente que este nuevo gobierno de AMLO y compañía, le apuestan a reducir del 16% al 8% la tasa del IVA, y del 30% al 20% la tasa del ISR, todo ello aplicado para los estados del norte del país (zona fronteriza) ya anunciada por el Presidente de México: Andrés Manuel López Obrador, en forma de decreto. Nos queda más que claro que el reducir los impuestos, viene a provocar una baja en los ingresos para las arcas del propio gobierno que encabeza: López Obrador, mismo que se mira que subestima al ser demasiado optimista al calcular 42,000 millones de pesos (mdp). Pero haciendo números fríos muy calculadores, vemos un hoyo fiscal en la frontera porque estos subsidios serán mayores a los 42,000 mdp que bien podrían rebasar los 100,000 mdp porque a leguas se mira inflada esta nueva Ley de Ingresos 2019 en términos de lo que realmente se espera. Ciertamente, que el presupuesto fiscal ha sido tomado en cuanta con muy buen ánimo y hasta ha sido aplaudido con bombo y platillo por los inversionistas. Pero recordemos que el primer paquete fiscal de una nueva administración siempre se complica, siempre, mucha gente ya le está colgando muchos defectos a este afamado presupuesto de AMLO por ser y venir de López Obrador. Pero todavía hay mucho más que ver. Dilucidemos el asuntito. ¿Y los 23,000 mdp extra apá? Los Diputados y los Senadores, dijeron que la bolsa extraordinaria saldrá de una estrategia delServicio de Administración Tributaria (SAT) en donde detectarán empresas fantasmas y también facturas falsas, por lo que exigirán mayor eficiencia recaudatoria de parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHyCP). Quiera Dios que esto así sea, y que esta nueva Ley de Ingresos 2019 que no contempla aumento de impuestos ni mucho menos creación de nuevos impuestos, venga a mejorar la recaudación fiscal y mejore la administración tributaria. Aunque el gobierno diga que será más eficiente respecto de la recaudación fiscal, los 23,000 mdp no tienen sentido alguno, salvo caso contrario de que los impuestos que se suponen que están ya estipulados de manera oficial como lo son: la eliminación de la compensación universal de impuestos (acreditación de un impuesto contra otro), la subestimación de ingresos y el riesgo moral creado con el menor control fiscal, terminen afectando la propia recaudación. Se vislumbran riesgos porque se prevé que la recaudación fiscal sea menor a lo que se está diciendo, tanto por la eficiencia de las personas que entrarán a trabajar al SAT (nuevas contrataciones) el riesgo moral anunciado por el Presidente AMLO y súmesele el hoyo fiscal que viene a subestimar a la frontera. Esto si es proecupante y alarmante, ya que la actual jefa del SAT: Margarita Ríos Farjat, llegue a cumplir con el perfil idóneo y necesario para la eficiencia de la institución que es la encargada de recabar los impuestos de todos nosotros los mexicanos. Por lo que podemos suponer que tendría que haber previamente una estrategia de combate a la factura falsa, pero al parecer esto sucede al revés, se aprueban recursos antes de plantear la estrategia, pues tendrían que haber pensado en la estrategia para garantizar que esto sea así, sobre todo ahorita que está presupuestado un monto máximo de gasto. Si algo llega a fallar de ahí, se tendrían que hacer recortes. Por su parte, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) criticó los cambios al Artículo #25, Fracción VI, de la Ley de Ingresos, que impide la compensación universal, ya que traerá altos costos financieros para las empresas, afectando particularmente a las pequeñas y medianas (PyMES). Dicha medida, representa un riesgo de desaceleración de la economía en su conjunto, en donde los sectores agropecuario y agroindustrial, la industria maquiladora y manufacturera de exportación, así como el sector de las medicinas, resultarán especialmente afectados. Por tanto, la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHyCP) y el Servicio de Administración Tributaria (SAT), deberán de emitir cuanto antes algunas reglas generales que permitan a los contribuyentes cumplidos seguir haciendo uso de la compensación universal. De ahí pues, que como todas las cosas en este mundo, todo tiene su lado bueno y su lado cuestionable, y la Ley de Ingresos 2019 aprobada este año pasado (2018), no es la excepción…

Colofón. Mientras en 1976 México tenía unsalario mínimo equivalente a $290.74 actuales, este 2018 cerró con apenas $88.36 diarios, lo que ubica a nuestro país en el escalón 19 de ingresos a nivel Latinoamérica, superando tan solo a Cuba y a Venezuela. LaConfederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) recordó que en 1976, el salario mínimo en México equivalía a $290.74 actualmente, pero en 1999 ya había perdido el 75% de su valor, estancándose entre $73 y $77 hasta el año 2014. Tras el anuncio de la Nueva Cultura Salarial, se acordó incrementar el salario mínimo a $102.68 a partir del 1 de enero de 2019. La COPARMEX indicó que tal ingreso permite al trabajador satisfacer necesidades básicas alimentarias y no alimentarias en zonas urbanas y rurales, sin embargo, ve necesario seguir aplicando aumentos…

¡Feliz Año Nuevo 2019! Nuestros mejores deseos: hoy, mañana y siempre; que tengan: paz, salud, amor, pero sobretodo que el trabajo nunca les falte. Un abrazo y mil bendiciones queridos seguidores.

Comentarios



Últimas columnas del autor


Sin redundar
21 Enero 2019
21 Enero 2019
Sin redundar
18 Enero 2019
18 Enero 2019
Sin redundar
15 Enero 2019
16 Enero 2019
Sin redundar
14 Enero 2019
14 Enero 2019
Sin redundar
11 enero 2019
11 Enero 2019
Sin redundar
9 Enero 2019
09 Enero 2019

Otros Columnistas


SIN QUITARLE NI PONERLE
Oswaldo Villaseñor Pacheco
Sobre El Camino…
Benjamín Bojórquez Olea
El Caldero Político
Anabella Pezet